logo

Isa

Mi historia en la danza comenzó como la de la mayoría de las bailarinas, cuando con tan solo cinco años mi madre decido apuntarme a clases de baile. Primero fueron las sevillanas, lo que un año más tarde cambié por el ballet clásico, disciplina que practiqué en el Estudio de Araceli García, en Ávila, y que posteriormente compaginaría con el baile español, en el mismo Estudio. Cuando empecé los estudios universitarios me traslade a Valladolid, lo que me obligó a dejar momentáneamente la danza, y digo momentáneamente porque pronto me di cuenta de que estudiar no era lo único, y que necesitaba seguir bailando. Me decidí por acudir a clases de Danza Oriental al ver un anuncio de las clases de Anisa Saghira, supongo que el brillo de las lentejuelas, la fantasía de su maquillaje y vestuario me animó a decidirme por esa danza. Durante años me forme con Anisa, y de su mano tuve la oportunidad de realizar talleres y conocer a diversos maestros tanto nacionales como internacionales, entre los que puedo destacar a Devorah Korek, Zuel, Samara Hayat, la famosa bellydance Sadie, Cristina Gadea, Dona Mejia, Sonia Sampayo...y tantos otros maestros a los que he tenido el placer de conocer y que me han brindado la posibilidad de aprender y mejorar mi danza. Fue también gracias a Anisa que en un viajé a Egipto conocí a Myriam Sezen, profesora con la que durante varios años he podido completar mi formación tanto en danza oriental como en Bollywood. Y mientras conocía a grandes maestros, y seguía mi formación regular con estas dos grandes profesionales y personas (las que conocemos a Myriam y Ana sabemos que su esfuerzo y dedicación va mucho más allá de acudir a clase) completé mi formación como profesora con la bailarina internacional Nigma, con la que tuve la oportunidad de estudiar música y ritmología, historia de la danza...incluso anatomía!!!

Además de formarme como bailarina y profesora también he tenido la ocasión de realizar actuaciones, desde que de pequeña empecé a bailar comencé a realizar actuaciones de fin de curso como alumna, Cuando me picó el gusanillo de la Danza Oriental, empecé a formar parte del grupo abulense Tropiezo Teatro, con el que he participado durante años en Mercados medievales, además de colaborar en la organización e impartir talleres en el Festival de Teatro de Calle y Circo de Ávila durante varios años. He realizado también actuaciones en restaurantes y discotecas. Y desde el 2009 he organizado como profesora los primeros Festivales de Fin de curso de Danza Oriental en Ávila. Han sido muchos los maestros que han pasado por mi vida, muchos con los que aún me sigo formando, tanto de manera regular como en talleres intensivos, y sé que seguirán siendo muchos más, porque las bailarinas, y aún más las de Oriental, deben estar en continuo aprendizaje.